domingo, julio 14, 2024
CineRelacionesSin categoría

CABALLOS SALVAJES RENOVADA YA DISPONIBLE EN NETFLIX

Una caravana de vehículos recorriendo la Patagonia, equipamiento técnico que incluía las primeras cámaras Panavision usadas en Argentina y un elenco de figuras destacadas: Héctor Alterio en uno de sus mejores roles, liderando la trama junto a Leonardo Sbaraglia en su debut como protagonista, junto a otros actores del momento como Fernán Mirás, Cecilia Dopazo, Federico Luppi y Cipe Lincovsky. La música fue obra de Andrés Calamaro, y el guión, una creación de Aída Bortnik. Bajo la dirección de Marcelo Piñeyro, “Caballos Salvajes” se estrenó en 1995 como una superproducción que dio la vuelta al mundo.

Exactamente 28 años después de su proyección en la apertura del Festival de Venecia de aquel año, la película regresó a la pantalla grande la semana pasada, remasterizada, en una función en el complejo Cinemark Palermo, con la presencia de parte del elenco. Este viernes, la película que en su momento superó el millón de espectadores se encontrará con viejos y nuevos públicos al incorporarse al catálogo de Netflix.

La historia de “Caballos Salvajes” sigue siendo relevante, abordando las crisis económicas y morales en Argentina. La película invita nuevamente a los espectadores a embarcarse en un viaje por carretera junto a los protagonistas: José, interpretado por Alterio, un viejo anarquista víctima de una estafa financiera que busca recuperar su dinero para salvar a los caballos de su infancia del sacrificio; y Pedro Mendoza, un joven ejecutivo interpretado por Sbaraglia, quien se une al plan de José de manera inesperada. El dilema es claro: “o me devuelven lo que me estafaron o me mato aquí y ahora”, declara José mientras apunta un arma. Esta escena desencadena la huida hacia el sur de ambos personajes, donde encontrarán ayuda en diferentes personas a lo largo de su viaje. Como dice uno de los personajes, “la gente está ahí si uno sale a buscarla”.

Sbaraglia recordó su papel en una entrevista en 2020: “Siendo tan joven, ya era obsesivo y pasaba todo el día trabajando en el personaje, porque sentía que era muy importante para mí. Me lo tomé muy en serio. Mientras rodábamos, cuando todos hacían cosas turísticas, como ir a ver las ballenas en Puerto Madryn, yo me quedaba estudiando. Me lo tomé con mucha responsabilidad, pero también disfruté mucho porque lo pasamos genial y ya éramos como un grupo de amigos. El rodaje fue una fiesta”.

Para Alterio, esas semanas en la Patagonia fueron un momento de trabajo inolvidable. “Se dieron muchas cosas que hacen que lo recuerde con alegría. Estaba haciendo algo con un fuerte compromiso ideológico y coincidencias estéticas en términos de creatividad por parte de Marcelo, que me gustaban y en las que confiaba, y eso no ocurre a menudo. Además, la película tuvo una gran repercusión, como si hubiéramos recibido un premio. La gente se identificó con mi personaje y la pasé realmente bien. Recuerdo la excelente labor de todo el equipo humano y la camaradería. Fue un placer trabajar en ese proyecto, y lo extrañé cuando terminó”, dijo el actor, quien protagonizó una de las escenas más icónicas de la película: la de un Alterio girando con los brazos abiertos al grito de “¡La p… que vale la pena estar vivo!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *